9/8/07

Estatuto de Asturias, asalto desde la blogosfera

Supongo, a priori, que la actualización del Estatuto asturiano responde más a una moda política que a una necesidad vital y que, en realidad, poca cosa trascendente hay que actualizar.

Por eso me alegra que la blogosfera pierda tiempo en estos asuntos y robe protagonismo al -de momento- tímido, localista y prescindible debate dirigido desde el diario-institución de referencia.

No hay debate ciudadano interesante sobre el tema y personalmente tampoco tengo las ideas claras sobre que aspectos son los importantes y cuáles hay que modificar. Así que hay que ponerse a ello porque hablar de estas cosas a pie de calle es conveniente.

Igual un buen punto de partida son algunas preguntas que Ángel Arias se hace en su blog en una serie de tres posts (I, II y III) y este documento "Estudio sistemático del Estatuto de Autonomía" un documento pdf de más de ochocientas páginas que rescaté de la web de la Junta General hace tiempo (pero que no encuentro ahora para enlazar así que lo cuelgo aquí por mi cuenta y riesgo).

Me parece que lo importante es ver que debe ser común a todas las autonomías y que debe depender de cada una y también lo que pude ser concreto para Asturias pero el puzzle es complicado porque hay mucha asimetría.

5 comentarios:

Sergio dijo...

Decía un político español de la Restauración aquello de "que hagan ellos las Leyes y que me dejen a mí hacer los Reglamentos". Siempre me pareció una posición muy sabia. A mí el tema estatutario me importa relativamente; lo importante, luego, son decisiones que se toman entre la letra pequeña, o en cerrados despachos...

Por no decir lo que se decide y nos afecta en los Consejos de Administración, que no votamos los ciudadanos... Ya hablaremos de estos temas frente a un coffee cuando esté en la tierrina, abrazos desde Coruñaaaaa

factoria7gritos dijo...

Si la verdad es que las leyes repercuten poco en el día a día y, en algunos casos, menos mal que es así. Pero tener un Estatuto adecuado es interesante y este ¿lo es? o ¿qué habría que actualizar?

Rubén dijo...

A mi personalmente me preocupa el estatuto que tendrá la Llingua asturiana en el próximo Estatuto ( valga la rebuznancia.). Creo que es importante el reconocimiento de la Cooficialidad garantizando la no imposición, porque me da la sensación de que estamos ante la paulatina desaparición de la lengua de nuestros padres o abuelos,... al menos esa sensación hay, cuando al parecer tienden a disminuir los asturfalantes y sus derechos ante la Administración no son reconocidos.

La cooficialidá sería la verdadera bomba de oxigeno que abriría horizontes para la verdadera conservación.

Los jovenés asturianos, pese a tener la oportunidad de aprender la Llingua, no poseen ámbitos concretos donde utilizarla, y por otra parte, continua vigente en cierta medida el desprestigio social de la Llingua, alentado en las etapas franquistas en una dura oposición entre cultura rural ( la más significativa en Asturias en el pasado), frente a la cultura urbana que cada vez predomina más con el exodo rural.

Creo que el Estatuto será el instrumento que posibilitará su permanencia o marcará el inicio de su desaparición.

Rubén dijo...

Se me olvidaba añadir que, seguramente muchos se alegrarán de que desaparezca de todas formas es una lengua inservible en los tiempos que corren...

factoria7gritos dijo...

Rubén yo creo que se debería conservar/promocionar este patrimonio lingüistico en peligro de extinción (así lo afirma la UNESCO) sin ningún tipo de imposición u obligatoriedad, al contrario que se ha hecho en el resto de Comunidades Autónomas que tienen reconocido un estatus de oficialidad.

Hacen falta pocas cosas y no tiene porqué ofender a nadie: toponimia, posibilidad de dirigirte a la administración en asturiano, la creación de la filoloxía asturiana, una cierta presencia del asturiano en los medios de comunicación públicos y asignatura de asturiano allí dónde fuese demandada. Con eso me conformo y creo que a eso se le puede llamar oficialidad y puede ir recogido en el Estatuto.

Esto no tiene porqué comer recursos a otra cosa muy necesaria (o mucho más) que es reforzar la educación en un segundo idioma, en una "lingua franca". Quizás esto también tuviese que ir en el Estatuto.