26/9/07

Manuel Mondelo y otros héores anónimos

Manolo Mondelo estaba escribiendo un libro. No le dió tiempo. Me lo comentó hoy su nieto Eric que acompañaba a su abuela Tina. Conservo todavía aquellas tres o cuatro hojas que eran el embrión de todo el asunto, un repaso por algunos capítulos de la Historia de nuestro país, que no hay que olvidar para no repetir.

Hace muy poco se iba también el miliciano que solía encontrar paseando, apoyado en su bastón, por la zona de El Campillín. Los dos eran grandes hombres, anónimos pero verdaderos héroes. Que tendencia más cruel personalizar los hechos históricos en unos pocos líderes conocidos que no son más que personajes aupados por gente como José María, como Manolo o como -sin ir más lejos- mis abuelos y mis abuelas y seguramente los tuyos.

Manolo tuvo una vida intensa y peligrosa. Era un hombre de la clandestinidad, envuelto a menudo en situaciones increíbles. Tantas que al final tuvo que huir a Francia perseguido por la Guardia Civil, o dicho con otras palabras: con la muerte pisándole los talones. Al final acabó por alcanzarle pero afortunadamente muchos años más tarde de lo que a sus perseguidores hubiesen querido. Aunque también había pasado miedo, a ellos no les guardaba rencor, en realidad se había divertido burlándolos... desafiando a todo un sanguinario régimen.

Siento no tener capacidad narrativa para desgranar muchas anécdotas, me hubiese gustado recogerlas y compartirlas aquí de forma entretenida, incluso hacer algo más visual con ellas. No en vano, Manolo organizó huelgas -incluso estando ya fichado-, protagonizó huidas memorables -en moto, atravesando montes y cogiendo taxis fingiendo estar borracho-, participó en encuentros clandestinos identificándose con una doble insignia -por el lado visible el escudo del Oviedo y por la otra parte de la solapa el símbolo del PSOE-, desde el exilio cruzó dos veces la frontera y tuvo que sobornar a los gendarmes, viajó por toda Europa explicando las huelgas asturianas y la situación de la minería e incluso llegó a tener un cara a cara en la televisión inglesa con Manuel Fraga en frente reprochándole querer acabar con el progreso de España y todo esos años de supuesta paz.

Contaba más cosas y más que me contaron de esos años y de posteriores -como por ejemplo Gaspar-. Historias que ratificaban todo aquello y completaban y dibujaban un carácter generoso y honrado (muy importantes cualidades). Todos nos fijamos en referentes, yo escogí una mayoría de anónimos y entre ellos está Manolo. Creo que está bien fijarse en gente honrada, generosa y valiente.

Manuel Mondelo recibirá el jueves 27 de septiembre una despedida-homenaje en el Tanatorio de San Salvador en Oviedo a las 13:30 horas.

3 comentarios:

Ñoco Le Bolo dijo...

No sé quién es Manolo. Pero si sé que le debemos todo, a todos los Manolos que en el mundo que nos han precedido. Ojalá, cuando se invente el cielo, lo hagan de color rojo, con las puertas abiertas a todos los colores inimaginables.

Sergio dijo...

Uno de los libros que más amo, es el que elaboró el sobrino y albacea de Giuseppe Tomasi con los materiales que éste dejó inconclusos.

Como sabéis, Giuseppe Tomasi sólo publicó "El Gatopardo", sin embargo, como os digo, su albacea, a partir de cuatro fragmentos de cuentos inacabados construyó una obra preciosa.

Quizás Eric o alguien quiera intentar algo así con el libro que estaba escribiendo Manolo...

Porque a veces las obras más bellas son las inconclusas.

factoria7gritos dijo...

Es cuestiíon de proponerselo, sería sin duda muy interesante.