18/11/08

Activismo de marquesina

Después del activismo de ventana parece que llega el activismo a las marquesinas:

Marquesina
Vía: losnegociosdegabino@gmail.com
El texto del cartel pone: "Cuenta lo que sabes, losnegociosdegabino@gmail.com, dado el recorte de medios a la oposición, hemos vuelto a la multicopista y al boca a boca, ¡Participa!"

Y de regalo algunas palabras más, no hacen falta ni mil, para ilustrar la imagen:
Para quien no se haya creído aún que el Alcalde de Oviedo está convencido de la necesidad de aniquilar toda oposición a su persona, se habrá dado cuenta ahora que ya ni siquiera lo disimula. La reciente decisión - convenientemente anunciada en su periódico oficial- de suprimir prácticamente la totalidad de los medios y recursos de los dos partidos de la oposición, más allá de cualquier otra discusión genérica sobre la labor política, es sobre todas las cosas un intento indisumulado, vil y bastante rastrero de acabar con cualquier posibilidad de crítica, y apagar cualquier voz que pueda molestar el virreinato de un Alcalde, cuya salud mental es cada vez más difícil de defender.

Los ovetenses deben saber que los recursos que utilizan los partidos de la oposición tienen un sentido finalista. Su función está relacionado no ya sólo con el derecho constitucional de fiscalizar y controlar la gestión del Gobierno de turno, sino también de informar a la ciudadanía de propuestas e ideas positivas para la gente. Se utilizan para estudiar y publicitar nuevos proyectos y garantizan algo que nos ha costado tanto conseguir en este país como la pluralidad política, es decir...la democracia.

Precisamente una de las grandezas de esa democracia es que cualquiera de nosotros, sea cual sea la posición económica o la profesión que tenga puede representar a la ciudadanía. Un persona en paro, o un amo o ama de casa, un albañil o un rico, cualquiera puede representarnos en el Congreso o en un ayuntamiento y todos y todas, estemos en la oposición o en el Gobierno, somos y ejercemos como representantes del conjunto de la ciudad y naturalmente la ley prevé que esa representación pueda - como merece la gente- alcanzar a cualquiera y en jornada completa. Cuando esa misma ciudad que te votó, te deja de votar, vuelves a tu profesión de origen, porque eso sí es verdad, la política es siempre una actividad eventual por definición y solo sometida a un único jefe: la ciudadanía.

[...]
Vía: Cuando Oviedo te sorprende

No hay comentarios: