29/10/07

Abamia y Lebeña

Ocurre que escuchar a Ignacio Abella es un placer. Ignacio es un carpintero que también escribe grandes libros. Cita en ellos Lebeña, por ejemplo. Lebeña es un lugar que huele a miel con una capilla mozárabe impresionante, junto a ella había un tejo centenario... hoy el pobre no es más que un tronco seco. Nos queda el tronco -se ve algo en la foto- pero está muerto, cayó cuando la memoria selectiva-colectiva olvidó sus verdaderas causas.

Abella escribía un artículo hace unos días, que muy bien complementaba otro de Ramón Díaz. Y ahí quedan esas verdades como puños en las que ambos insitían.

Para vergüenza de todo el mundo pero para mayor de los que tuvieron en sus manos proteger el texu dónde hubo conceyos desde tiempos inmemoribales, circulan unas fotos por internet que son imposibles de negar, aunque se intente: son las zapatas que podaron su raíces. Y esto pasó después de un acto emotivo y unos vecinos preocupados en todo momento. Ahora lo mejor sería que dejasen trabajar allí (y en otro lugares) a la gente que tiene sensibilidad y que además sabe.

2 comentarios:

Ana dijo...

Lo de Lebeña un espanto, lo de Abamia un atropello, lo de Rozadas un arboricidio, lo de Tablao una poda sin justificación .... parece que no aprendemos. Poco a poco va desapareciendo parte de nuestro patrimonio natural y aquí no pasa nada.

factoria7gritos dijo...

Hola Ana. La situación es terrible, esperemos que la cosa cambie gracias al esfuerzo de asociaciones como la vuestra.