1/8/08

El águila negra de Colloto

Un lío de urbanismo me recuerda que si tuviese suficiente dinero compraría el edificio histórico del Águila Negra en Colloto (declarado BIC) y me pondría como loco a producir cerveza. El edificio me encanta porque me recuerda a la estética de la Fábrica de Chocolate y los adornos del tejado a la famosa P de los Pixies. Para mi es un viaje a la infancia porque esa cerveza era -según lo veía yo de puntillas para alcanzar la barra - la que más abundaba en chigres y boleras. Seguro, además, que gané alguna etapa del "Tour" con alguna chapa del águila. Christian me contó también que su abuelo había trabajado allí y que como recuerdo tenía varias botellas antiguas, todo un tesoro.

Decían que era la mejor cerveza del mundo y que al caer Rumasa se vino abajo. Águila Negra es ahora marca propiedad de otra cervecera porque se vende cerveza con ese nombre, nada que ver dicen.

No entiendo por qué se pierden estas referencias, no es nostalgia pero lo bueno debería perdurar. No sé, el sentimiento de identidad ya había comentado que me parece más bien dependiente del estado de ánimo, desde luego algo falla porque el asturianista típico bebe cerveza alemana y escucha música irlandesa y lo de esperar por empresarios con algo de sentido del humor ya aburre.

5 comentarios:

MAKi dijo...

A mi también me trae muchos recuerdos de infancia del bar de mi abuelo, de las cajas de plastico del Aguila Negra haciendo de silla auxiliar en casa, de la primera vez que la probé con 10 años. Como a analisis organoléptico sólo recuerdo que ha esa tiera edad no me gustó nada, era demasiado fuerte para mí.

Mi madre contaba que la posguerra en el pueblo no era raro enfermar de carbunco (también conocido como antrax) debido al contacto con el ganado. La única medicina para esto era la levadura de cerveza y la gente tenía que hacer un viaje de casí un día a Colloto para comprala.

También recuerdo las camisetas que hicimos para finaciar nuestro frustrado grupo de Ska-Folk "Asgaya" en las que en la parte trasera figuraba "gira patrocinada por Cervezas el Aguila Negra COLLOTO".

Justo antes de que se construyera el parque empresarial circundate me colé con un amigo en la fábrica con la intención de salvar viejas botellas de la marca de la destrucción. Había montones por todos los sitios y no sólo del Águila sino de otras muchas marcas de la época. Mi padre me contó que era muy común que al devolver las cajas de cascos si faltaba alguna se rellenase con botellas de otras marcas.

Fue impresionante entrar en la fabrica y visitar el almacen subterráneo que recordaba por sus arcos de ladrillo a la mezquita de Córdoba. Los hornos en la planta baja que eran como una cocina de carbón del tamaño de una camión y los almacenes de grano en la parte superior que todavía guardaban restos de grano.

La verdad es que es triste que la especulación acabe con puestos de trabajo y con parte de una cultura urbana que con mucha suerte recogerán los libros de historia. Es lo mismo que pasa con la fábrica de lo loza de San Claudio pero la raíz del problema es la misma, estamos siempre esperando que las soluciones vengan de fuera. En Asturias por su historia socio-económica la salvación siempre ha venido de fuera, industria pública, fondos mineros incluso muchos de los emprendedores históricos de la región.

Hoy la única cerveza "asturiana" que hay es la Belenos que no deja de ser cerveza belga envasada aqui y luego vendida con la imagen de asturiana. Que se va hacer, paradojas de la globaización, al final la dueños la marca Guiness, que beben los astur-folk-irlandesistas son ingleses y la fábrica está en Bélgica.

Pero imáginate hoy lo que podría ser hoy celebrar un "FIB El Aguila Negra" ahí en las afueras de Colloto, eso si que daría glamour.

Saludetes. MAKi

factoria7gritos dijo...

Hola Maki, Gracias por tu comentario. Me alegro de que el post haya dado lugar a un comentario así que lo supera y además complementa de forma genial la "memoria histórica" sobre el águila negra.

factoria7gritos dijo...

Y el FIB El Aguila Negra, estaría muy bien :-)

David R. dijo...

No quiero parecer integrista, pero a mí las águilas negras no me gustan demasíado... y no lo sé, pero igual tiene algo que ver tal denominación.
De cualquier modo, el edificio figura sin duda como parte de mi niñez, cuando pasaba los sábados o los domingos camino de Llaviana a visitar a mis güelos, y claro que esa arquitectura tan reconocible y con tanto encanto es una pena que se pierda... Por cierto, cuando esa fábrica dejó de ser de Ruiz Mateos, un familiar mío recibió una carta de tan ínclito personaje que no tiene desperdicio, ya en persona te contaré el cómo y el por qué.
Por otra parte, sobre lo que dice Maki, creo que ahora mismo hay otra marca de cerveza asturiana aparte de la Belenos, pero no consigo acordarme del nombre. Eso sí, Chus, coincido plenamente en tu reflexión final, aunque yo como soy glocal bebo Budweiser.

factoria7gritos dijo...

A mi también me encanta la bud que ya no sé de que país es esa cerveza. El águila negra... bueno los uniformes de los malos siempre fueron los más guapos ¿no?